viernes, 18 de marzo de 2011

Artículo del Carabobeño

Artículo publicado en el Carabobeño el 18/03/2011


El domingo la institución celebrará 21 aniversario
La alegría juvenil mantiene vigente al Conservatorio de Música de Carabobo

El maestro José Calabrese siempre cercano a la enseñanza de la música.(Foto Clemente Espinoza)
Alfredo Fermín

El Conservatorio de Música de Carabobo iniciará, este domingo 20, con conciertos y conferencias, la celebración de sus 21 años, durante los cuales ha formado profesionales que integran la Orquesta Sinfónica de Carabobo y orquestas tan famosas como la Sinfónica Simón Bolívar.

La institución fue fundada en 1990 por el maestro José Calabrese, con la misión de impartir educación especializada para desarrollar el talento y las cualidades de quienes tienen vocación para la interpretación de la música académica.

"Ha sido un largo proceso el que nos condujo al fortalecimiento de esta institución, que está incluida entre las mejores del país, por lo cual el Ministerio de Educación, en 2002, acordó reconocer y certificar sus estudios musicales como plantel registrado", comenta María Vadell, directora y alma del Conservatorio.

El Conservatorio tiene cátedras de instrumentos clásicos de las orquestas sinfónicas y de cuerdas pulsadas, como la guitarra, cuatro académico, saxofón. Dicta además un curso de seis meses de dirección orquestal para la formación de los directores de la generación de relevo.

Situado en la urbanización El Recreo, detrás de la avenida Bolívar norte, la institución impresiona por la inmensa cantidad de niños y jóvenes que asisten para formarse como profesionales de la Música. Hay, por supuesto, la informalidad y la alegría juvenil, pero es evidente que la disciplina, como el oído musical son condiciones indispensables. Todos llevan sus instrumentos con esmero y están pendientes de cuidarlos porque, en caso de extraviarlos o deteriorarlos, tienen asegurada la pérdida de la matrícula, además de que deben pagar un seguro.

"Tenemos convenios con alcaldías y estamos en conversaciones con consejos comunales para cumplir con un proceso de formación académica que permita formar músicos y gerentes adiestrados para la organización de encuentros culturales", informa María de Lourdes Vadell.

-¿Cómo se sostiene esta institución?

-Aparte de la protección de Dios, desde 2005 la Secretaría de Educación del gobierno de Carabobo, se ha logrado una asignación que cubre la nómina de los profesores, por lo cual estamos sumamente agradecidos de la gestión del gobernador Henrique Fernando Salas.

Los padres aportan colaboraciones a su alcance, por lo cual, aunque la Zona Educativa nos ha clasificado como un plantel privado registrado, nosotros creemos que somos un centro de formación semipúblico, porque lo que aporta un alumno, realmente, no cubre los costos.

La institución cuenta con dos agrupaciones orquestales: la orquesta de práctica inicial en la que los niños y jóvenes comienzan su formación académica y la Orquesta Sinfónica del Conservatorio. Tiene, además, un coro de voces blancas, un coro mixto y diferentes ensambles.

La celebración

El programa de celebración se iniciará el próximo domingo, a las 11 de la mañana, en el Teatro Dr. Alfredo Celis Pérez. Habrá entrega de reconocimientos a colaboradores y docentes de larga trayectoria y un concierto que comenzará con interpretaciones a cargo de la Agrupación Práctica Inicial, dirigida por el profesor Manuel Vadell. Seguirá la Sinfónica del Conservatorio y los coros para interpretar piezas emblemáticas de la parte orquestal; y culminará con una sorpresa musical. El lunes 21 habrá la presentación del Ensamble de Cuerdas Pulsadas, dirigido por Jorge Pérez y el Ensamble de Flautas dirigido por el profesor Oscar Leáñez. El 25 y 26 serán celebradas actividades en la sede del Conservatorio.

Experiencia mágica

"Llegué cuando me estaba graduando de bachiller, por referencia de mi mamá que también es música. Ya tengo siete años estudiando y la experiencia ha sido muy grata por los increíbles conocimientos adquiridos", afirma José Manuel Guerrero, uno de los más destacados trombonistas de la Orquesta Sinfónica de Carabobo".

Para este joven de 21 años, el trombón es su pasión porque es un instrumento para cuya interpretación "hay que tener condiciones físicas especiales, estatura y la capacidad pulmonar porque el sonido no se logra soplando, sino por la vibración de los labios y por los efectos de los glisados".

Con apenas 21 años, Guerrero ya toca, con propiedad, difíciles piezas de Ravel, especialmente el bolero; Mozart, Brahms, Mahler y Bruckner que es mucho decir.

Carla Almao, quien también estudia psicología en la Universidad Arturo Michelena, confiesa que llegó al Conservatorio por suerte, porque desde los catorce años, estudia música, pero pensaba que lo que sabía no era suficiente. Le aconsejaron que fuera a un conservatorio. "Busqué en las páginas amarillas y encontré el teléfono de este instituto. Eran las dos de la tarde, y me dijeron que las audiciones eran hasta las 3 de ese mismo día. No sé cómo hice. Lo cierto fue que llegué a tiempo y me aceptaron".

Quería dedicarse al piano pero, durante los estudios de teoría y solfeo, le llamó la atención el oboe y comenzó a averiguar por Internet sobre este instrumento poco conocido. "El oboe tiene un timbre y un sonido particulares y es tan importante que se utiliza para afinar la orquesta. La música académica sin oboe no está completa. Su interpretación es exigente, pero ya he tocado conciertos de Beethoven, Mozart y Haydin. Pienso especializarme en Albinoni, quien fue el maestro, del período Barroco, que más escribió música para oboe", comenta Carla Almao antes de ofrecernos, como regalo, su bella interpretación del sólo introductorio del ballet El Lago de los Cisnes, de Tchaikovsky.

La profesora Virginia Rangel, quien dicta la cátedra de violín inicial, desde hace 19 años, afirma que su experiencia es mágica porque le corresponde comenzar la formación musical de niños a partir de cinco años.

"Yo aprendo también de ellos porque no sólo les enseño a tocar violín, sino a dar los pasos iniciales para formarse en la vida. El método que utilizo es darles confianza por lo cual ellos me dicen mamá y me siento feliz, así he iniciado la carrera de violinistas que se están destacando en Europa y en Estados Unidos", comenta la profesora Rangel.

No hay comentarios: